[CONCURSO Love Letter] FanFiction – Participante N° 2 [Siempre a tu lado]

[Participante N° 2]

Nombre: Jacqueline Pillco
País: Perú
ID de Twitter: isabelitapbr

Nombre del Escrito: Siempre a tu Lado
Género: OneShot

▂ ▃ ▅ ▆ █ Concurso – Love Letter- █ ▆ ▅ ▃ ▂

pic

 

Siempre a Tu Lado

Fue una mañana de invierno, aún lo recuerdo en mi memoria. La nieve caía sobre nuestras cabezas, mis pies estaban helados por horas y horas de deambular sin rumbo, mi visión era nublosa por los copos de nieve que caían posándose en mis anteojos. Debí ser muy tonto para hacerles caso a esos chicos y confiar en que me estaban dando las direcciones correctas. Era nuestro primer viaje fuera de Seúl de la escuela y todos decidimos ir a esquiar, lo recuerdas?…. nunca fui bueno en eso, fui más tonto aún por insistir a mis padres que me dejaran ir, pero era el destino el que hablaba por mí. El destino que me llevo hacia ti o el destino que te trajo a mí.

*Flashback*

-dijeron que siguiera ese camino de largo pero aún no encuentro al resto del grupo. Tengo frío –Shin HyeSung, el joven de 14 años, andaba perdido por el resort donde minutos antes él y sus compañeros fueron dejados para gozar de una mañana de esquí y hacer gratos recuerdos. Pero para él no eran buenos recuerdos, ser el número uno del salón, le había ganado la mofa y marginación eterna de sus demás compañeros de clase. HyeSung era visto como el bicho raro de la clase debido a su apariencia de nerd plus sus excelentes calificaciones y ser la mascota de todos los profesores. Constantemente todos sus compañeros le gastaban bromas, haciéndolo caer en una y otra incómoda situación. Y hoy no era la excepción.

Llevaba casi una hora deambulando por la fría nieve. Sus compañeros estarían divirtiéndose cómodamente en la pequeña cabaña que los hospedaba, bebiendo chocolate caliente al lado de la cálida chimenea.

-no puedo, ya no siento los pies. No puedo más –las piernas de HyeSung cedieron dejando inclinar su cuerpo hacia adelante, pero unas manos lo sujetaron antes que su rostro pueda tocar la fría nieve. Lo siguiente que sintió el muchacho, fue una ligereza total en su cuerpo. Sus pies ya no sentían ese dolor acuchillante por el contacto con la nieve. Todo se nubló ante sus ojos

Si tan solo, lo hubiera sabido antes, quizás no habría llegado demasiado tarde, quizás estaría a tiempo de habértelo dicho, quizás habríamos pasado más momentos maravillosos

*Flashback*

-Shin HyeSung? –llamó una de las secretarias de Brand New Company. HyeSung estaba aplicando como pasante del área administrativa

-s-soy yo –respondió titubeante el muchacho de ahora 24 años

-el Sr. Yoon lo atenderá ahora –muy nervioso, HyeSung siguió a la muchacha. No le fue mal en la entrevista pues obtuvo el puesto que quería pero esto implicaba muchos sacrificios para él, como dejar su casa ya que el trabajo le exigía empezar a tempranas horas de la mañana y todavía estaba a mitad de terminar su maestría por las noches.

-hola mi nombre es Eric, te daré un breve recorrido por el edificio –un apuesto joven recibió a HyeSung con una resplandeciente sonrisa en su rostro como si lo conociera de años. Sin  saber porqué HyeSung se sonrojó”

 

Estabas tan cerca de mí en ese entonces y sin embargo nunca lo noté. Cuánto más pensabas mantenerlo oculto?

*Flashback*

Habían pasado tres meses ya y HyeSung fue ascendido rápidamente a jefe de área en su departamento por sus grandes habilidades. Los demás empleados sentían celos de que el chico nuevo haya logrado en tan poco tiempo lo que ninguno de ellos pudo en años de trabajo.

-HyeSung, necesitaré estos informes listos para mañana a primera hora para la junta general, espero que pongas especial cuidado ya que esta junta es muy importante –el gerente se dirigió a HyeSung de manera enérgica pero amable.

Ese día, el equipo que trabajaba con HyeSung, vio su oportunidad para deshacerse de él. HyeSung era de las personas que siempre se esforzaban al máximo, siendo capaz de pasar noches enteras en vela por cumplir con su trabajo. Sabiendo esto, sus colegas colocaron a escondidas una píldora para dormir en el café que HyeSung solía tomar religiosamente todas las noches minutos antes de retirarse a casa o empezar con su trabajo nocturno. Como era de esperarse, el muchacho cayó en un profundo sueño sobre su escritorio, tan profundo que lo llevó a despertar a la mañana siguiente por las constantes sacudidas del gerente quién sostenía un grueso folder en sus manos mientras HyeSung se reincorporaba tratando de recordar que fue lo que pasó la noche anterior.

-excelente! Como siempre excelente Jefe Shin! Y justo a tiempo para la reunión –dijo el gerente mirando el reloj de oro que llevaba en la mano izquierda

Los demás empleados tanto como HyeSung no se explicaban como es que los informes se terminaron de hacer…. por si mismos?

Ni siquiera me di cuenta el día que te conté que lo había conocido. Debí notar la tristeza en tu rostro. Cómo hacías para sonreír siempre, si por dentro estabas sufriendo?

*Flashback*

“-Eric, puedo hablar contigo más tarde? –un dubitativo HyeSung se acercó a su amigo y compañero de trabajo Eric Mun. HyeSung y Eric se hicieron amigos instantáneamente desde su primer día de trabajo. Eric era solo unos meses mayor que HyeSung, por eso la falta de formalismos entre ellos.

-claro, en el café de siempre? –respondió Eric, siempre con esa sonrisa resplandeciente cada vez que HyeSung se dirigía a él, más aún si era para invitarlo a comer o pasar algún  rato juntos ya que ambos vivían lejos de sus familias

-bueno y de que querías hablar? –preguntó Eric una vez los dos solos sentados en su acostumbrada mesa ubicada en una esquina del café a pocas calles de  su centro de labores

-pues verás, ayer estaba sacando la basura de noche cuando tropecé con alguien, nunca antes lo había visto en el edificio, todavía no sé de donde salió –HyeSung empezó a hablar sin parar temeroso que cuando llegara al punto final, su amigo lo encontrara “raro”

-HyeSung deja de hablar y dime a donde quieres llegar –Eric rió ante el comportamiento tímido de su amigo

-esta persona me invitó a salir….tú sabes….como una cita

-y cuál es el problema? –respondió Eric muy tranquilo. Él sabía que este día llegaría. HyeSung ciertamente había pasado muy desapercibido durante sus días de escuela gracias a esos horrorosos lentes que usaba a diario pero hoy en día, nadie podía negar que el muchacho era demasiado guapo y bien parecido, inclusive más hermoso que cualquier chica. Pero Eric estaba preparado para eso, para dejarlo ser feliz.

-verás…es que… es un chico –respondió HyeSung sonrojándose terriblemente

-oh! –dijo Eric con la duda rondando su cabeza –y cuál es el problema que sea un chico?…claro! tú no….bueno… -ahora Eric empezaba a sonrojarse. De todos modos sabía que su amor era imposible.

-no es que me sienta disgustado, de hecho creo que es guapo y eso es lo que me está matando! –gimió HyeSung como un bebe. Eric lo encontraba demasiado adorable para su gusto”

Que idiota fui al no darme cuenta en ese entonces. Te lastimé sin saberlo.

*Flashback*

“-Eric?…Eric?-HyeSung llamaba a su amigo quien parecía estar demasiado absorto en sus labores como para prestarle atención.

HyeSung dio un sonoro suspiro rindiéndose y regresando a su oficina

A la mañana siguiente fue la misma rutina. Eric parecía haberse dispuesto a ignorarlo el resto de la semana. Y HyeSung estaba ansioso por contarle como le había ido en su cita con el muchacho misterioso, como solía referirse HyeSung a este muchacho

HyeSung regresó a su oficina con un sinfín de papeles en los brazos, el portazo que lleno la tranquilidad y silencio del lugar, les hacía indicar a los demás trabajadores que algo no estaba bien con su jefe. Eric dio una fugaz mirada por encima de su cubículo hacia la oficina de HyeSung, sin lograr ver nada ya que hasta las persianas estaban cerradas

Una vez que todos se fueron a sus casas, Eric se animó a despegar los ojos de sus documentos y echar una última mirada a la oficina del jefe de área. Las luces aún estaban prendidas. Eric lo podía notar aunque tanto como la puerta y las persianas estaban completamente cerradas

Rindiéndose y enfrentando su destino, Eric decidió irrumpir en la oficina de HyeSung

-pensé que te habías ido –dijo HyeSung con la mirada fija en la pila de documentos que horas antes llevaba en brazos

-vi tu luz prendida….trabajo extra? –respondió Eric casualmente

-mañana hay que presentar unos proyectos y tengo que terminar de organizar todo esto –respondió HyeSung sin mirar a Eric

-vas a vengarte ahora?

-eh? –finalmente HyeSung elevó los ojos encontrándose con los de su amigo

-he estado ignorándote toda la semana y ahora vas a hacer lo mismo?

-no sé cuál es la razón de tu comportamiento pero te garantizo que no te haría lo mismo

-bien, te propongo algo, te ayudaré a terminar todo esto rápido y después vamos a beber algo a mi casa y te contaré el porque he estado ignorándote

-hecho, solo porque en verdad necesito deshacerme de todo esto y necesito una bebida! “

Tal vez si hubiera abierto los ojos a tiempo, si hubiera visto con más cuidado a mi alrededor, si te hubiera prestado más atención, si no hubiera tenido miedo de mi mismo.

*Flashback*

“-entonces te fue así de bien en tu cita? –Eric trataba de ocultar la tristeza en el tono de su voz, sabía que tenía que ser así, sabía que no tenía más opción que dejar las cosas como estaban

-no lo sé, Jin fue muy amable, pero aún no sé si esté listo para ese tipo de relación –respondió HyeSung dubitativo

-cuál es tu problema con ese tipo de relación?

-no sé si Jin sea el indicado –el corazón de Eric se aceleró, quizás debería aprovechar su oportunidad?…. o dejar las cosas como estaban. No. no podía hacerle esto a HyeSung. El lo sabía muy bien.

-dale algo de tiempo hasta que se conozcan mejor, estoy seguro que todo irá bien más adelante –la voz quebrada de Eric llamó la atención de su amigo

-estás bien? –HyeSung se acercó con cuidado a observar el rostro de su amigo –querías decirme algo, que es?

-no es nada, quería preguntarte sobre tu cita –Eric sonrió mientras dejaba caer una lágrima por su rostro

-estás llorando! Porqué? –HyeSung se asustó por el comportamiento de su amigo. Ambos habían bebido lo suficiente para ese entonces

-porque a pesar de haberme preparado por años duele mucho saber que nunca tendré lo que más quiero –Eric se quebró apoyando la cabeza sobre el regazo de su amigo

-Eric…Eric no sé que decirte, nada es difícil, si luchas lo suficiente, quizás puedas tener eso que tanto quieres –HyeSung no sabía que hacer en esta situación, nunca había visto a su amigo en ese estado

-no, tú no entiendes –Eric se levantó para enfrentar a su amigo –estoy muriendo HyeSung, -las palabras de Eric dejaron en shock a HyeSung

-estoy muriendo antes de tiempo y tú eres el causante –de un solo movimiento Eric tomó el rostro de su amigo entre sus manos y lo besó  dejando salir todas los sentimientos contenidos por largos años.

HyeSung no sabía cómo reaccionar, solo se dejó sostener por las manos de Eric y que éste hiciera lo que le plazca”

 

Nunca te busqué en aquel entonces, pretendí seguir con mi vida, una vida vacía desde que desapareciste, fuiste tú el que tuvo que encontrarme, una vez más

*Flashback*

“-miren que tenemos aquí, el nerd de la escuela –un muchacho de apariencia sospechosa se acercaba peligrosamente hacia HyeSung luego que éste saliera del club donde minutos antes se encontraba con otros colegas del trabajo

-no sé quiénes son ustedes, si me disculpan tengo que ir a casa –HyeSung trató de esquivar al muchacho y su grupo de amigos, pero estos lo rodearon haciendo imposible su escape

-así que esto es lo que había detrás de esos ridículos anteojos, ahora entiendo porque Jung Hyuk andaba todo el tiempo detrás tuyo –el muchacho rió observando a HyeSung de pies a cabeza

-no sé de qué hablan, por favor déjenme ir

-vamos, HyeSungie, no te acuerdas de tus viejos amigos de la escuela? –uno de los muchachos abrazó a HyeSung por el cuello, jugando con su cabello

-nunca fueron mis amigos, cómo esperan que los recuerde –HyeSung trataba de mantener la calma en su voz aunque por dentro temblaba de miedo

-seguro solo recuerdas a Jung Hyuk

-no sé de quién hablan!

-no recuerdas ni a tu propio admirador?…eso no es de amigos HyeSungie

-dejen de llamarme así!

-Jung Huyk paraba toda el día detrás tuyo, el imbécil incluso arriesgo su vida cuando te jugamos esa broma en el campo de esquí, estuvo hospitalizado toda la semana por neumonía, ese debilucho!

-que?…cuando?? –HyeSung recordó aquel día en la nieve y las manos que lo sostuvieron, salvándolo de un golpe seguro. Pero quién era este Jung Hyuk?

-el imbécil hasta te siguió a la Universidad y te consiguió trabajo en la misma empresa que él trabajaba

-no, no sé de quién hablan….

-no sabes?…hahahaha….ah claro es que ahora se hace llamar Eric, Eric Mun –dijo con ironía otro de los muchachos

El corazón de HyeSung empezó a latir como loco. Eric. HyeSung solo recordaba a un muchacho poco más alto que él en la escuela, un chico casi o más solitario que él. HyeSung nunca le presto la suficiente atención.

-quieren dejar de molestarlo? –la voz enérgica y familiar trajo de regreso a la realidad a HyeSung. Hacia más de un año que no veía a su amigo desde aquella vez en su departamento.

-vas a defender otra vez a tu novia? –el primer muchacho que abordó a HyeSung lo tomó por la cabellera, levanto su rostro, colocándolo frente a frente con el de Eric

-suéltenlo…

-que tal si nos prestas a tu novia un momento y te lo devolvemos con más experiencia –los muchachos comenzaron a reír.

Eric no pudo soportarlo más. Sin pensarlo golpeó al líder del grupo en el rostro, éste respondió con un puntapié en sus costillas. Los demás chicos lo rodearon golpeándolo salvajemente. HyeSung quedó tendido a un lado en el piso

Eric seguía dando lucha a pesar de la diferencia numérica contra sus adversarios. Uno de los muchachos sacó una navaja clavándola en el estómago de Eric. El resto salió corriendo asustados”.

 

Era demasiado tarde, demasiado tarde para empezar desde cero, demasiado tarde para decirte lo mucho que te extrañaba, pero aún llegué a tiempo para decirte que estaba a tu lado

*Flashback*

Eric?…Eric?… –HyeSung llamó con cuidado al ver que su amigo empezó a moverse en la cama del hospital donde lo habían llevado luego del ataque de sus “amigos”

-HyeSung…estás bien… -Eric sonrió débilmente acariciando con cuidado el rostro de su amigo

-no debiste hacer eso, esos chicos pudieron haberte matado

-que sea ahora o más adelante da lo mismo, lo único que me importa es que estás bien

-no digas eso, no sabes lo asustado que estaba –HyeSung trató de contener sus lágrimas torpemente

-no llores por mí, nunca lo hagas, por eso tenía que irme, porque no quiero verte sufrir por mi causa

-si vuelves a desaparecer sufriré aún más

-HyeSung….

-ahora lo entiendo todo, fuiste tú quién me salvo aquel día en la nieve, fuiste tú quién concertó esa entrevista de trabajo y el que hizo esos reportes cuando me quedé dormido en mi oficina. Todo este tiempo fuiste tú”

 

Me llamaste tonto pero aún así quise llorar a tu lado, porqué habría de dejarte ir si ya te tenía de regreso?, el tonto eras tú que no quiso disfrutar de esos momentos.

-aquí está bien? –HyeSung acomodó con cuidado la silla de ruedas en la que llevaba a Eric al lado de una de las bancas en los jardines del hospital donde aún permanecía internado

-está bien, es una bonita mañana –era primavera y las flores iban adornando poco a poco el maravilloso jardín

-quieres algo de beber?, traeré un poco de agua, espera aquí… -HyeSung trató de moverse pero Eric lo retuvo sosteniendo con firmeza su mano

-solo quédate a mi lado, queda poco tiempo…

-no digas eso…aún tenemos tiempo… -HyeSung quería llorar pero sabía que tenía que ser fuerte por los dos

-no llores nunca por mí HyeSung, prométemelo

-no me hagas prometer algo, que nunca cumpliré”

 

Y el día que ambos temíamos llegó, cómo te preparas para algo así, aún sabiéndolo por tantos años?……. es difícil afrontarlo

*Flashback*

“-por favor, no te rindas, doctor haga algo …-rogaba HyeSung mientras observaba a su amigo yaciente en la cama del hospital que lo había albergado por un año ya.

-lo siento tanto, solo nos queda esperar…-el medico salió seguido de las enfermeras dejando solos a HyeSung y Eric

-te dije que no llores por mí –logró articular Eric con calma

-no esperes tampoco que sonría…debiste decírmelo antes, hubiéramos encontrado una cura a tiempo

-me lo diagnosticaron a los 14 años, he estado en tratamiento desde entonces. Nunca albergue las esperanzas de continuar viviendo después de eso….. hasta que te conocí y fuiste mi único motor para soportar todas las terapias. Sólo quería vivir para ti

-debiste acercarte a mí en la escuela y no permanecer en la sombra, hubiéramos aprovechado más el tiempo

-siempre supe que por más que se alargara mi tiempo, este día llegaría, no te quería exponer a esto, para que tenerte si te iba a perder algún día,si te haría sufrir… -Eric empezó a derramar lágrimas observando a HyeSung con cuidado

-pudimos ser felices, eres un egoísta…

-eres feliz ahora?…no, verdad…hubiera sido más doloroso con el paso de los años

-Eric, te lo pido, no me dejes! –HyeSung se echo a llorar sobre el pecho de su amigo

-piensas que te dejaría?…no seas tonto, jamás te dejaré, siempre estaré ahí cuando me necesites, siempre te protegeré cuando estés en problemas, siempre te amaré como el primer día que te vi.

-nunca dejaré de amarte, aunque pasen los años, nunca amaré a nadie como te amo a ti

-por favor, sé feliz, encuentra a esa persona que te haga feliz, ten lo que yo nunca pude darte, una vida feliz y saludable, nunca dejes de sonreír, nunca olvides que fui yo quien te amó primero. –la voz de Eric se hacía más débil con cada palabra

-cómo puedo ser feliz con alguien más que no seas tú…no puedo

-promételo HyeSung, prométeme que seguirás con tu vida y serás feliz por los dos, prométeme que conseguirás todo lo que yo no pude darte, prométemelo

-te lo prometo….aunque me vuelva a enamorar nunca te olvidaré, siempre serás mi primer y único amor –HyeSung beso por última vez los labios fríos de Eric

-te amo Shin HyeSung, siempre estaré contigo –Eric no alcanzó decir estas últimas palabras mas que en sus pensamientos mientras daba su ultimo exhalo de vida.”

Y así te desvaneciste.

Han pasado tres años desde aquel entonces. Me mudé a América por un año y al regresar retomé mi antiguo empleo. Como te lo prometí continúe con mi vida. Hoy regreso después de un año desde la última vez y no has cambiado nada, excepto que ya eres un año más viejo. Lo sé, odias que te llamen así, pero tienes que admitirlo, estás más viejo.

HyeSung sonrió observando la lápida en la que llevaba más de una hora arrodillado

-sabes que día es hoy?…es nuestro aniversario, el aniversario del día que me rescataste de la nieve, nunca lo olvidé, creo que ese día volví a renacer e irónicamente ese día te diagnosticaron cáncer, es como si me hubieras pasado tu energía por mantenerme vivo en aquel momento

-HyeSung, ya es hora –llamó una fuerte voz a lo lejos

-ya termino… -respondió HyeSung fijando nuevamente su atención en Eric

-no te lo había contado, me casé…hace un año –HyeSung se sonrojó ante la confesión

-Junjin es muy bueno y comprensivo, me entiende perfectamente y hasta se ofreció a traerme aquí cuando le dije que quería verte. Tenías razón, las cosas mejorarían con el tiempo

-no te he olvidado y jamás lo haré, siempre recuerdo nuestros paseos en el hospital y la forma como me llevaste en la nieve aunque en aquel entonces no sabía que eras tú. Espero que tú no me hayas olvidado allá arriba.

-tengo que irme, Junjin me llevara a comer a un exclusivo restaurante para celebrar nuestro aniversario, hubiera sido mejor si estuvieras conmigo pero está bien, Junjin dijo que puedo colocar una foto tuya en tu reemplazo, al fin y al cabo, es nuestro aniversario.

-adiós Eric, me están esperando en el auto. Volveré pronto. Te Amo

HyeSung colocó el ramo de flores que llevaba en la mano con cuidado sobre la lápida, dando un ligero beso sobre ésta para finalmente abandonar el lugar en compañía de su ahora esposo Park Junjin.

HyeSung dejó el cementerio con una invisible sombra blanca siguiéndolo en cada paso

En la albina y solitaria lápida se leía “siempre estaré a tu lado” 

[CONCURSO Love Letter] FanFiction – Participante N° 1 [Back to December]

[Participante N° 1]
Nombre real: Paty Vázquez
País: México
ID de twiter: @Pateukie
Nombre del escrito: Back to December
Género: SongFic (Angst / Romance)
N° palabras: 1,798
Canción: Back to December by Taylor Swift  [YT/subs]

 

▂ ▃ ▅ ▆ █ Concurso – Love Letter- █ ▆ ▅ ▃ ▂

Back to December cover

Back To December

Entró en aquel lugar que tantos recuerdos le traían; respiró profundamente el delicioso aroma a café que impregnaba el ambiente y las memorias comenzaron a fluir intensamente frente a sus ojos.

La primera vez que lo conoció en aquel lugar era un frío día de enero. Acababa de regresar de sus vacaciones familiares en el extranjero y estaba dispuesto sentarse en su sillón favorito a leer un libro con un buen café y la tranquilidad de aquel lugar. Ordenó el café moca de siempre y se dirigió a su esquina favorita, donde había unos mullidos sillones en los que podía literalmente arremolinarse con comodidad y viajar a su mundo literario.

Justo cuando se acomodó y abrió el libro para continuar con el capítulo 20 alguien se acercó y le cubrió la tenue luz con la que se suponía debía leer. Pilkyo frunció el ceño un poco frustrado por la interrupción y estaba a punto de soltarle una palabrota al que se atravesó si no fuera porque el extraño habló primero.

“¿Puedo sentarme?” La voz que vino de la persona frente a él se le antojó suave y armoniosa, un tanto infantil, pero de cierta manera agradable a sus oídos.

Pilkyo levantó la mirada hacia quien le estuviera interrumpiendo su tranquilidad y lo que vio le dejó sin aliento. El chico que, con no más de 21 años, lo miraba desde arriba era sumamente alto –casi 1.80-, con cabello castaño cobrizo, prominentes pómulos y una sonrisa que lo hacía ver tan guapo.

¡Qué apuesto! Fue lo único que su mente pudo formular. El muchacho lo vio con curiosidad y Pilkyo supuso que se vería un poco idiota si se le quedaba viendo de aquella manera. “¿P-perdón?” Logró articular el menor después de su pequeño momento de desconcierto.

“Que si puedo sentarme…” El joven alto sonrió ampliamente y su sonrisa le pareció infantil. Pilkyo parpadeó un par de veces y asintió con la cabeza; el otro se acomodó del otro lado del sillón contra el descansa brazos y recogió las rodillas sobre el sillón. Llevaba un libro también, algo de administración por lo que alcanzó a ver el menor; el aún desconocido echó una ojeada al libro que el otro leía. “¿Ángeles y Demonios? ¿Te está gustando?” Pilkyo le devolvió la mirada renuente y se mordió el labio inferior, dudoso. “Lo siento. Me llamo Mun Jonghyuk, pero me llaman Eric,” el tal Eric le ofreció la mano.

“J-Jung Pilkyo,” respondió el otro y le dio la suya en un apretón. Justo en ese instante en que sus manos se tocaron y sus ojos se encontraron el típico escalofrío de una película romántica, recorrió a ambos.

Después de ese día, la compañía de Eric en su vida había sido una constante. Aunque su encuentro había sido un poco torpe, se habían enfrascado en una discusión genérica sobre la religión y las repercusiones que tenía en la actualidad. Luego habían pasado a hablar de administración y finanzas, de lo cual Pilkyo escuchaba constantemente de su padre por lo que pudo mantener la conversación con Eric.

Meses después, Pilkyo se había dado cuenta que pasaba más tiempo en compañía de Eric que de cualquier otra persona, incluso que su mejor amigo, Choongjae. Y para nada le molestaba. Eric era infantil y un poco torpe, pero de la misma manera era en quién podía confiar ciegamente. También se había dado cuenta de la extraña incomodidad que se presentaba entre ellos, no obstante, Eric siempre era el que aligeraba la tensión abrazándolo o besándolo en la mejilla ante el disgusto aparente del otro.

I’m so glad you made time to see me.

How’s life? Tell me how’s your family.

I haven’t seen them in a while.

You’ve been good, busier than ever,

We small talk, work and the weather,

Your guard is up and I know why.

Because the last time you saw me

Is still burned in the back of your mind.

You gave me roses and I left them there to die.

“Pilkyo…” El tono de la voz que escuchó hizo que su corazón brincara en su pecho. No se había dado cuenta de cuánto tiempo había pasado, pero estaba seguro que fue el suficiente para que él llegara a tiempo para su cita.

“Viniste,” dijo con un dejo de alivio en la voz. Una parte de él le decía que quizás Eric no aparecería, y no era para menos, Pilkyo lo había abandonado como un cobarde. “Gracias por hacer tiempo para verme…”

“Mh…” Eric le restó importancia y se sentó frente a él, un tanto distante.

Ordenaron sus bebidas y en la siguiente hora ambos trataron de ponerse al corriente uno del otro; más bien parecía que Pilkyo quería saber del otro. Sin embargo, Eric estaba con la guardia en alto, Pilkyo podía sentirlo. Apenas unos meses antes estaban pasando los momentos más hermosos en todas sus vidas. Pilkyo y Eric habían forjado una amistad realmente fuerte, incluso había florecido una relación que iba más allá de la amistad; relación que ninguno de los dos quiso aclarar, simplemente dejaron que pasara. Porque para ambos había sido natural.

Habían pasado juntos el verano, habían salido juntos de viaje y se habían divertido como nunca antes. A pesar de que Eric a veces era juguetón e infantil, Pilkyo había llegado realmente a quererlo por aquello. Cuando comenzó el otoño se dio cuenta que la relación que llevaban era lo más cercano a una pareja de novios. Independientemente del género, eso ni siquiera estaba a discusión.

“Pilkyo…” La voz de Eric lo trajo de nuevo a la realidad, “¿Para qué me llamaste?” Eric endureció la mirada.

“Yo…” Pilkyo dudó un momento, pero respiró profundamente para lo que seguiría. Tenía que decírselo. “Siento lo de aquella noche, Eric.”

So this is me swallowing my pride,

Standing in front of you saying, “I’m sorry for that night,”

And I go back to December all the time.

It turns out freedom ain’t nothing but missing you.

Wishing I’d realized what I had when you were mine.

I’d go back to December, turn around and make it all right.

I go back to December all the time.

Eric lo miró directamente a los ojos, un poco sorprendido y al mismo tiempo incómodo, no sabía por qué se sentía así, pero había pasado tanto tiempo para volverlo a ver tan solo para decirle que se fuera al demonio, que no quería volver a verlo; pero el Jung Pilkyo que tenía ahora en frente era un manojo de nervios y arrepentimiento.

“Siempre pienso en ti…” Siguió el menor. “Aparentemente la libertad solo significa extrañarte, deseando haberme dado cuenta de que lo que teníamos era real,” Pilkyo juntó sus manos, esperando sentirse menos nervioso. “¿Me creerás si te digo que no he dormido estos días? Solo consigo recordar esa noche…”

Aquella noche de diciembre, Eric lo había llevado a cenar a uno de los mejores restaurantes tan solo para pedirle que formalizaran su noviazgo, que vivieran juntos; le había prometido tantas cosas y Pilkyo con sus dudas y miedo al rechazo lo había dejado. Esa noche que se supondría la mejor para ambos, Pilkyo la había convertido en un recuerdo doloroso; pero después de tres meses se había dado cuenta que Eric lo era todo para él.

“Si pudiera regresar el tiempo haría todo al revés…” Pilkyo cometió el error de mirarlo a la cara, los ojos de Eric eran oscuros y se veían tan dolidos. Tragó saliva y siguió hablando, no iba a permitirse acobardarse. “Extraño el sonido de tu voz, tus brazos a mi alrededor e incluso tu dulce e infantil sonrisa. Extraño que me saques de mis casillas, que me vuelvas loco con tus tonterías. Te echo de menos, Eric. Vivir sin ti, no es vivir.”

Maybe this is wishful thinking,

Probably mindless dreaming,

But if we loved again, I swear I’d love you right.

I’d go back in time and change it but I can’t.

So if the chain is on your door I understand.

En realidad, echaba de menos la persona que él era cuando estaba con Eric; ese Jung Pilkyo desinhibido y mimado. Tal vez era una ilusión suya, quizás un sueño sin sentido; pero si tuviera la oportunidad de amarlo de nuevo, lo amaría de la forma correcta, sin miedos. Le hubiera encantado volver el tiempo atrás, pero no podía y entendería si Eric tenía el cerrojo echado en su corazón; Eric no tenía por qué perdonarlo ni tampoco debía aceptarlo de nuevo en su vida.

“Lo siento…” Eric dijo, y a través de la mesa lo miró con algo similar a una disculpa.

Ah, se terminó, pensó Pilkyo al ver sus orbes oscuras mirarlo de la manera tan indiferente en que lo hacía. El menor sonrió de lado, aguantando el nudo en su garganta. “No. El que lo siente soy yo, Eric. Con tu permiso.”

Y antes de que Eric pudiera argumentar cualquier cosa Pilkyo salió apresurado del lugar. Caminó durante varios minutos alejándose del café y del ruido de la gente; caminó todo lo que sus piernas y el dolor de su pecho le permitieron. Finalmente se dejó caer debajo de un árbol del parque donde estaba; quería haberse metido debajo de la tierra si podía. Dolía mucho. Dejó su cabeza descansar sobre el tronco, tratando de deshacerse de cualquier pensamiento; necesitaba urgentemente dejar de pensar.

“Disculpa…”

Pilkyo se asustó al escuchar la voz que lo llamaba y se incorporó rápidamente. “¿Q-qué?”

“Olvidaste esto…” Eric le tendió un libro: Ángeles y Demonios de Dan Brown y Pilkyo quiso llorar. Ese había sido el libro con el que se habían conocido. “No me dejaste terminar antes. Mi nombre es Mun Jonghyuk, pero todos me llaman Eric… ¿Y el tuyo?”

Solo entonces Pilkyo pudo dejar salir todo el aire que había estado reteniendo y las lágrimas que él tanto había luchado por retener se resbalaron una tras otra, empapándole el rostro. Eric le estaba dando una segunda oportunidad y en esta ocasión iba a aprovecharla con creces. Soltó el libro de las manos y se lanzó al hombre frente a él, tan solo para besarle los labios de forma apasionada y agradecida; no le importaba que lo vieran, ¡al diablo todo! Lo amaba tanto. ¿Por qué no se había dado cuenta antes? Se hubiera ahorrado todo este dolor.

Sus labios bailaron al ritmo del otro, Eric lo rodeó de la cintura y él del cuello; lo atrajo hacia sí, saboreando su boca de forma frenética; sus lágrimas se mezclaban en sus bocas, sintiendo el sabor salado.

“Jung Pilkyo,” respondió el joven cuando se separó del mayor. “Mi nombre es Jung Pilkyo… Encantado de conocerte.”

“El gusto es mío, Jung Pilkyo.”

Eric sonrió. De la forma infantil y hermosa que Pilkyo tanto amaba.